Dos grandes de Latinoamérica hacen realidad el sueño de cientos de niños de Santa Marta