La celebración orbital se conmemora desde el 2005 y actualmente es promovida por la Organización de Naciones Unidas (ONU)

El Día Mundial del Internet se celebró por primera vez el 25 de octubre del 2005 y mantuvo un notable posicionamiento entre los usuarios de los diferentes accesos y herramientas que esta red informática dispone.

Un mes después de la instauración de la fecha, se determinó durante la Cumbre de la Sociedad de la Información, celebrada en Túnez, que la Organización de Naciones Unidas estableciera de manera centralizada el 17 de mayo como el Día Mundial del Internet y se adhiriera a la ya permanente fecha del Día Mundial de las Telecomunicaciones.

De esta manera, se proclamó en el 2006 por parte de la ONU, la celebración en conjunto del Día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información el 17 de mayo.

Para este año, la ONU promueve la celebración bajo el lema de “Internet y tecnologías digitales para las personas mayores y el envejecimiento saludable”, con el objetivo de buscar la sensibilidad del internet para las personas mayores, en donde su utilización también es un derecho.

“El envejecimiento de la población mundial será la tendencia demográfica definitoria del siglo 21, sin embargo, nuestras sociedades luchan por ver las oportunidades que esta tendencia puede desarrollar. Las telecomunicaciones y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tienen un papel que desempeñar para lograr un envejecimiento más saludable, pero también para ayudar a las personas a construir ciudades más inteligentes, combatir la discriminación basada en la edad en el lugar de trabajo, garantizar la inclusión financiera de las personas mayores y apoyar a millones de cuidadores en todo el mundo”, señaló la ONU a través de su cuenta de Twitter.

De acuerdo con el estudio Digital 2022 We Are Social, la adopción y el uso de la red informática logró cifras maximizadas durante el 2021, lo que significa que el crecimiento de internet en la última década es innegable.

Por: Jesús David Beleño