Entre los factores de riesgo asociados a la EII se encuentra el uso de antibióticos a temprana edad.

Este jueves, como cada 19 de mayo, se conmemoró el Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), una patología donde las propias defensas atacan al organismo, en este caso el sistema digestivo, sin dejar de lado la afectación de otros órganos como los ojos, la piel, las articulaciones, entre otros.

La EII es un término que agrupa a dos afecciones: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa, las cuales se caracterizan por una inflamación crónica del tracto gastrointestinal.

Para el médico internista y gastroenterólogo Fabián Juliao Baños, presidente de la Asociación Colombiana de Gastroenterología, la incidencia y prevalencia más alta de colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn se encuentra en países desarrollados, con distribución similar entre los dos tipos de enfermedad inflamatoria intestinal.

“Sin embargo, en Latinoamérica y en Colombia predomina la colitis ulcerativa sobre la enfermedad de Crohn. En un registro nacional colombiano reciente con más de 2.000 pacientes, reveló que la proporción de colitis ulcerativa a enfermedad de Crohn es de 4:1”, agregó.

Según el especialista, entre los factores de riesgo asociados a la EII se encuentran el uso de antibióticos a temprana edad, el uso de anticonceptivos orales, la urbanización de la población, la dieta occidental y la deficiencia de vitamina D. Para el caso específico de la enfermedad de Crohn, hizo especial énfasis en el tabaquismo, la obesidad y la cirugía bariátrica.

De acuerdo con el Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud de Estados Unidos, las personas con Enfermedad Inflamatoria Intestinal tienen más probabilidades de tener ciertas afecciones de salud crónicas, como problemas cardiovasculares y respiratorios y del hígado, cáncer, artritis, nefropatía y migraña o dolor de cabeza severo.

Es importante reconocer que, existen medidas que pueden actuar como factores protectores de esta enfermedad, entre ellos están la lactancia, buena actividad física y dieta mediterránea, así como la apendicectomía, que parece ser un elemento protector de colitis ulcerativa.

La médica internista, reumatóloga y gastroenteróloga Viviana Parra Izquierdo, presidenta de la Fundación de Enfermedad Inflamatoria Intestinal Colombiana, señaló que la ciencia ha avanzado mucho, tanto en el diagnóstico como en el abordaje terapéutico de los pacientes.

Aseguró que los avances científicos han hecho que los médicos den un diagnóstico más temprano, evitando complicaciones. Dada que la EII es una enfermedad multifactorial, es importante aclarar que, aunque no tiene cura, hay opciones terapéuticas, las cuales pueden mejorar la calidad de vida del paciente.