Este derrame de crudo presuntamente se causó por el ancla de uno de los barcos que transita por la zona de extracción.

El pasado lunes un grave derrame de petróleo se presentó en el sur de California, que aún está afectando al océano Pacífico. Por el momento, se registran 572.807 litros de crudo expulsados que han causado daños irreversibles al medio ambiente.

Según las autoridades, este lamentable hecho presuntamente ocurrió por el golpe de un ancla en el oleoducto submarino, ya que por la zona transitan hasta 100 cargueros diarios de los puertos de Los Ángeles y Long Beach, terminales marítimas con mayor actividad de Estados Unidos.

Este hecho fue comunicado por la empresa el pasado lunes, en el cual se explicó que el derrame comenzó desde el sábado y fue notificado a la Guardia Costera, quienes activaron los protocolos pertinentes. Frente a esto, los habitantes de la zona mencionaron que el olor del derrame fue percibido desde el viernes después del medio día, pero hasta el sábado por la tarde no se tuvo ninguna respuesta.

En consecuencia a estos hechos, fueron cerrados al menos 10 kilómetros de playa, por los gases tóxicos para los humanos, y las cuadrillas dirigidas por la Guardia Costera, se encuentran atendiendo a los animales afectados, mientras las barreras y succionadores disminuyen el derrame.

Frente a esto, el gobernador de California, Gavin Newsom, mencionó que aún se encuentran trabajando para limpiar y esclarecer quienes fueron los responsables de este incidente.

Por Michelle Suárez.