Delincuentes pedían dinero a sus víctimas para devolver sus motocicletas