Con limitada planta docente, sin transporte escolar y vías en mal estado, el derecho fundamental a la educación se ve vulnerado en el departamento.

Continúa siendo preocupante la emergencia educativa en Norte de Santander, a pesar del llamado de la Gobernación al Gobierno Nacional, aún no se generan soluciones efectivas que ataquen de raíz la problemática.

Según la Defensoría del Pueblo, hay más de 17 mil menores de edad venezolanos en situación de irregularidad en Cúcuta, y más de 18 en Norte de Santander.

“Una de las principales causas de la afectación educativa en ese departamento es la falta de nombramientos en la planta docente y administrativa, situación que han venido denunciando las instituciones educativas y que aumenta el riesgo de deserción escolar”, aseguró la Defensoría del Pueblo.

Asimismo, se ha puesto en conocimiento la ausencia del transporte escolar en algunas regiones, como en el municipio de Salazar de Las Palmas, problemática que afecta tanto a docentes como a estudiantes.

La entidad también denunció que las vías no están en buen estado, lo que provoca en docentes desplazamientos de hasta nueve horas para llegar a los colegios.

Finalmente, la Defensoría del Pueblo exhortó a entidades nacionales, como el Ministerio de Educación, ICBF y Migración Colombia, “para que apoyen a las Secretarías de Educación Departamental y Municipal, para garantizar el derecho a la educación”.