Decreto 601, un llamado a la reincorporación civil

    Auxilios económicos, reducción de condenas y reunificación familiar son algunos de los beneficios que se les ofrecen a integrantes de grupos al margen de ley, para que dejen las armas y se reincorporen a la vida civil.

    Quienes deseen a día de hoy someterse a la justicia colombiana y dejar las armas para retomar la vida civil, el Gobierno Nacional les ha abierto una posibilidad a través del decreto 601, buscando de esta manera llegar a un común acuerdo con las personas que integran los grupos ilegales.

    La decisión voluntaria permitirá a su vez, asumir unos beneficios propios que ya están contemplados en ley y que se encuentra a la espera de beneficiar la seguridad del país, además de brindar un apoyo a quienes tuvieron esa única vía para conseguir recursos.

    El Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos en su paso por la capital de Norte de Santander, mencionó que se asumirá la reincorporación como una ruta entre los cinco y seis años durante la cual recibirán apoyos económicos, pero a su vez la oportunidad de terminar sus estudios escolares o capacitarse con una formación universitaria. Una vez culmine el proceso, también se abrirá un camino para que generen proyectos productivos y logren conseguir así sus recursos propios.