Las autoridades indicaron que 24 familias araucanas recibirán apoyo humanitario y seguridad, en territorio nortesantandereano.

El defensor nacional del pueblo señaló que son cerca de 60 personas pertenecientes a las 24 familias afectadas por la violencia en Arauca y ahora se les están brindando el mayor acompañamiento y protección posible.

Las consecuencias de los enfrentamientos entre el ELN y las disidencias de las FARC generaron que las víctimas huyeron de sus hogares, con le propósito de salvar sus vidas y la de sus familiares.

“Los enfrentamientos siguen causando un desplazamiento forzado progresivo, además de las 170 familias desplazadas en Arauca el fenómeno ya empieza a sentirse en Norte de Santander, particularmente al municipio de Toledo”, indicó Carlos Camargo, Defensor del Pueblo en entrevista con un medio local.

Las autoridades esperan que los afectados encuentren un entorno seguro en Norte de Santander, mientras cesa la ola de inseguridad y violencia en la región Orinoquía y sur del país.

Por Silvia León Sisa.