Crónica del día: El fabricante de cometas, creatividad y talento