Funcionarios del gobierno haitiano afirmaron frustrar un “golpe de Estado” e intento de asesinato contra el presidente Jovenel Moïse, en medio de controversias por el final de su mandato.

Cerca de 23 personas fueron detenidas por el presunto intento de golpe, entre ellas se encuentra el juez del Tribunal de Casación, el funcionario de más alto rango, Ivickel Dabrésil y la Inspectora general de la Policía Nacional, Marie Louise Gauthier.

La crisis política actual que vive Haití inició con la elección presidencial de Moïse, durante los comicios en el 2015, donde según la oposición, el partido de Jovenel habría hecho fraude en las votaciones.

Tras una extensa investigación, Jovenel fue declarado como ganador de las votaciones, posicionándose como presidente de Haití hasta el 7 de febrero del 2017.

Ahora la oposición, liderada por el juez Joseph Mécène Jean Louis, asegura que para el 2021, Moïse ya no debería ser tomado en cuenta como el presidente porque ya se habrían cumplido los cinco años de mandato desde el 2015, fecha en la que se celebraron las votaciones presidenciales en Haití.

Jovenel Moïse confirmó que seguirá cumpliendo sus deberes como primer mandatario haitiano. “Mi administración recibió del pueblo haitiano un mandato constitucional de 60 meses. Hemos agotado 48. Los próximos 12 meses los dedicaremos a reformar el sector energético, realizar el referéndum y organizar elecciones”, informó desde su cuenta en Twitter.

Por el momento, continúa la tensa situación política en Haití, donde el líder de la oposición, Joseph Mécène Jean Louis, acaba de nombrarse como presidente interino de la nación.

Por Silvia León Sisa