El cementerio municipal de Málaga cerca de su límite tras muertes de contagiados por el coronavirus.

El camposanto se encuentra en alerta máxima. Razón por la cual la alcaldía del municipio, en cabeza de su alcalde óscar Miguel Joya, contrataron la construcción de 50 bóvedas para afrontar esta problemática. Mientras tanto, se usan bóvedas provisionales. La obra del panteón iniciará la semana del 8 al 15 de febrero.

Además, Málaga no cuenta con horno crematorio que permita disminuir la cantidad de bóvedas que se deben usar ante los casos de fallecimiento por Covid-19.

El mandatario hace un llamado para acatar las medidas de bioseguridad, con el fin de evitar más casos positivos en el municipio.

Por Fabián Morales Gómez