Así lo anunció el gobierno de Iván Duque mediante el ministro del deporte, Ernesto Lucena. 

El torneo que se jugará en Argentina y Colombia se tendrá que disputar sin afición debido a la situación sanitaria que se vive a raíz del repunte de contagios de Covid-19.

“La Copa América está más firme que nunca gracias al trabajo en equipo con Argentina, la Conmebol y la Federación Colombiana de Fútbol”, agregó el jefe de cartera, quien aprovechó para enviarle “un parte de tranquilidad a la comunidad porque el torneo se va a poder desarrollar con los protocolos expedidos por Conmebol y validados por el Ministerio de Salud”, dijo el jefe de la cartera.

Además, el Ministerio del Deporte destinará recursos para mejorar la iluminación de los estadios Nemesio Camacho El Campin de Bogotá, Atanasio Girardot de Medellín, Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla y del sistema eléctrico y de comunicaciones del Estadio Olímpico Pascual Guerrero Cali; con una inversión de alrededor de 2.500 millones de pesos para cada uno.

Por Fabián Morales Gómez