Continua la accidentalidad en San Gil