Contaminación de la quebrada Curití sigue sin solucionarse