El alto consejero para la seguridad, Rafael Guarín, aboga por esta política como una medida para el desarme general.

El consejero presidencial para la Seguridad Nacional, Rafael Guarín, aseguró que es indispensable regular las armas traumáticas, por lo que le propuso al Ministerio de Defensa considerarlas técnicamente como armas de fuego y prohíbir su libre venta y comercialización.

A través de su cuenta de Twitter, argumentó que las armas de fuego y las armas traumáticas son similares en sus características físicas y recordó que la Política de Convivencia y Seguridad Ciudadana aboga por el desarme general, con el fin de garantizar el monopolio de las armas en cabeza del Estado.

“El funcionamiento físico y químico de ambas emplean el mismo principio, el cual consta de la combustión de una sustancia química para expulsar el proyectil”, dijo el Consejero.

Por Fabián Morales Gómez