Con la puesta en escena “La clase de la pandemia”, UNICEF en Nueva York, representó la crisis educativa mundial.

168 pupitres vacíos con 168 mochilas sin usar, buscaron simbolizar a los 168 millones de estudiantes en el mundo, que por temas de pandemia, debieron trasladar su aprendizaje a la virtualidad desde el hogar.

La iniciativa de UNICEF, tiene un mensaje claro, el cual es: “no se deben escatimar esfuerzos para reabrir las escuelas”; pidiéndole así a los líderes mundiales continuar con la vacunación e iniciar con la alternancia educativa.