Con la campaña “Yo no pago, yo denunció” se busca prevenir la comisión de delitos de secuestro y extorsión

Como parte de un compromiso con la seguridad y tranquilidad de la comunidad el GAULA de la Policía de Santander se encuentra implementando la campaña ¡Yo no pago, Yo denuncio! enfocada a prevenir los delitos de secuestro y extorsión, en el departamento.

Son varias las modalidades en las que los delincuentes actúan y de forma fraudulenta engañan o amenazan a la población civil.

El modo de operar de estas bandas delincuenciales es a través de mensajes de texto, redes sociales o llamadas telefónicas, en las cuales los delincuentes se hacen pasar por miembros del Ejército, la Policía, e incluso familiares.

En los últimos meses, la forma más común que se ha reportado ha sido la llamada de alguien que se hace pasar por amigo y quien supuestamente está necesitando una transferencia de dinero, o de divisas como dólares. El criminal escribe a su víctima, y se asegura de hacerle creer que está hablando con alguien conocido, después de ganarse la confianza, le entrega un número de cuenta y una vez le hacen el depósito esta persona procede a bloquear su cuenta y a cancelar el número telefónico.

Otra modalidad es la de la falsa encomienda, o el falso servicio. Es importante que las personas conozcan estas estrategias delictivas, para evitar ser víctimas o realizar pagos extorsivos.

Los uniformados recomiendan a los ciudadanos que nunca se debe entregar información personal vía telefónica, esta puede ser utilizada en su contra. De igual forma enfatizan en que estén alertas con la visita de vendedores, encuestadores o personas que simulan representar alguna autoridad.

Finalmente las autoridades recuerdan que es indispensable ser responsable con su información personal. No revelar aspectos de su vida personal y familiar a personas desconocidas o a través de redes sociales y no realizar ningún tipo de consignación.

Si considera que está siendo víctima de extorsión, no dude en comunicarse con las autoridades competentes y prevenga así la comisión de estos delitos en contra del patrimonio económico.

Por Diana Merchán