En el más reciente informe presentado por la Defensoría del Pueblo, entre el primero de junio de 2021 y el 31 de mayo del 2022 se han presentado 147 eventos de desplazamiento masivo. En este periodo unas 59.920 personas pertenecientes a más de 20 mil familias salieron huyendo de sus hogares. El 42% son de comunidades negras, el 25% población indígena y el 33% restante población campesina.

“Las comunidades negras, indígenas y campesinas son las más golpeadas por el desplazamiento forzado en Colombia, un fenómeno que se concentra en siete zonas del país, lo que evidencia la persistencia de las dinámicas de conflicto armado, la presencia de grupos armados ilegales, las disputas territoriales y la difícil situación en que están inmersas estas comunidades”, afirmó el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

De acuerdo con el documento, las 7 regiones del país donde se concentra el desplazamiento forzado son: Pacífico Nariñense, sur y norte del Cauca, Chocó (en la zona de los Baudoes, Medio Atrato, Medio y Bajo San Juan), Valle del Cauca (sur de Córdoba, Norte de Santander  y Antioquia.

A estas zonas, en el primer semestre del 2022, se sumó la crisis humanitaria que vivió el departamento de Arauca y que afectó al Vichada, Meta y otros departamentos vecinos receptores de población desplazada.

El desplazamiento forzado vulnera los derechos a la educación, a la vivienda, a la seguridad alimentaria, a la libre movilidad, a la documentación, a la salud.

Por Diana Merchán