El abandono del comedor infantil y el salón comunal en el barrio Claret, ha generado inseguridad en la zona, la comunidad prefiere no pasar por este sector pues temen ser víctimas de hurto por la presencia de consumidores y vendedores de sustancias en el lugar.

Este lugar completa más de 2 años en estado de abandono, lo que anteriormente funcionaba como el comedor infantil en el barrio Claret, hoy solo es una infraestructura deteriorada que se ha vuelto un  lugar concurrido por habitantes de calle y consumidores de sustancias alucinógenas.

A un lado del comedor infantil se encuentra un parque que según comenta la comunidad es imposible que los niños hagan uso de él, porque a diario los habitantes de calle se sientan en los columpios a consumir estupefacientes, así como en los alrededores del puesto de salud, el salón comunal y la cancha del coliseo.

Por su parte, el secretario de seguridad ciudadana, Alejandro Martínez, aseguró que continúan realizando trabajos articulados en esta zona a través de dos micro cuadrantes que fueron creados para este sector de Cúcuta.

Por ahora la comunidad continúa a la espera de un proyecto o estrategias que mejoren la infraestructura en beneficio para la comunidad.