El Fondo de Estabilización de Precios a los Combustibles (FEPC) ha protegido al usuario final colombiano.

La alta volatilidad en la cotización del barril de petróleo referencia Brent, que aumentó en el último mes por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, debería haber disparado los precios de los combustibles en Colombia, sin embargo, la tarifa en el galón de gasolina, así como la de diésel, se ha mantenido.

“El país cuenta con el FEPC que es un mecanismo para proteger al usuario final de la alta volatilidad en la cotización del petróleo a nivel internacional. En el primer día de enero se realizó el último incremento gradual a las tarifas de los combustibles líquidos, el cual se ha mantenido estable en los tres primeros meses del presente año”, indicó el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa.

No obstante, según el portal Global Petrol Prices, Colombia tiene la tercera gasolina más económica de Latinoamérica, ya que, con corte a este lunes 28 de marzo, el costo promedio para el país es de US$2,37 por galón, después de Venezuela (US$0,09) y Bolivia (US$2,06), y por encima de Ecuador que registra US$2,55 por galón.

En el caso del precio del combustible diésel, Colombia tiene la cuarta tarifa más económica (US$2,33 – galón) luego de Venezuela (US$0,09), Ecuador (US$1,90) y Bolivia (US$2,05).