Mahmoud el-Komy, quien diseñó el robot, llamado Cira-03, dice que puede ayudar a limitar la exposición a la infección y prevenir la transmisión del virus.

Cira-03, tiene un rostro, una cabeza similar a la del ser humano y brazos robóticos, puede realizar análisis de sangre, ecocardiogramas y radiografías, y mostrar los resultados a los pacientes en una pantalla adherida a su pecho.

“Traté de hacer que el robot pareciera más humano, para que el paciente no le tema. Así que no sienten que una caja se les acerque”, aseguró su creador egipcio, Mahmoud el-Komy.

“Ha habido una respuesta positiva de los pacientes. Vieron al robot y no tuvieron miedo. Al contrario, hay más confianza”, agregó.