Cifras de violencia de género son alarmantes