El propósito de la investigación es atacar la vejez como una enfermedad que puede ser curable.

El estudio en donde revierten el envejecimiento en ratones fue liderado por el biólogo molecular David Sinclair y expertos de Harvard. Para ello, están usando proteínas que pueden convertir una célula adulta en una célula madre, es decir, están haciendo que las células envejecidas se transformen en versiones anteriores de sí mismas.

La investigación que se adelanta desde 2020 en ratones viejos con mala vista y retinas dañadas, ya logró regenerarlos por completo.

En efecto, el estudio descubrió que las células saben que el cuerpo puede reiniciarse y tienen memoria sobre los genes que estaban activos cuando eran jóvenes.

“Creemos que estamos aprovechando un antiguo sistema de regeneración que usan algunos animales: cuando cortas la extremidad de una salamandra, la extremidad vuelve a crecer. La cola de un pez volverá a crecer; un dedo de un ratón volverá a crecer”, concluyó Sinclair.