Ciclistas arriesgan sus vidas al ser remolcados con sus propios pies