La Fiscalía comprobó la relación sentimental entre la víctima y el victimario, por lo que Edwin Yesid Ardila deberá responder por cargos de feminicidio y no por homicidio agravado.

El pasado 14 de enero de 2022 se dio a conocer el asesinato de Julieth Álvarez Mejía, de 22 años, causando conmoción en Santander y en Colombia. Horas más tarde, las autoridades locales capturaron al responsable del crimen, quien se identificó como Edwin Yesid Ardila, un expolicía que había sido expulsado de la institución por mala conducta.

La joven Julieth fue encontrada sin signos vitales, cuyo cuerpo se halló al interior de una maleta, abandonada en el centro de Bucaramanga.

Debido a las constantes investigaciones y aprobación en las pruebas con respecto a la presunta relación que mantenían Edwin y Julieth, la Fiscalía podrá acusar al expolicía será por feminicidio y no por homicidio agravado. Este cambio del delito contra Edwin Yesid Ardila se da un mes después de su captura por cometer el crimen.

Colectivos feministas defensoras de los derechos de la mujer, habían pedido a la institución fiscal cambiar el delito imputado al capturado por el crimen de la joven de 22 años, ya que según el grupo “hubo una instrumentalización sexual y de género de la víctima, y un tratamiento deshumanizado del cuerpo”.

Ahora los familiares, conocidos, fundaciones a favor de las mujeres y autoridades esperan que se determine su condena. Por el momento, el hombre continúa en la cárcel Modelo de Bucaramanga, como medida de aseguramiento.

Por Silvia León Sisa.