La Policía de Santander capturó a tres hombres en los municipios de Oiba y San Gil.

Estas acciones se dieron bajo órdenes judiciales por hechos previos de abuso a menores de edad.

La primera captura corresponde a un presunto tocamiento a una menor de 13 años por parte de un integrante del cuerpo de bomberos de San Gil cuando la atendía después de un accidente. Posteriormente, a la investigación se estableció la responsabilidad de este sujeto y el Juzgado Promiscuo Municipal del Valle de San José emitió orden de captura por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años.

De igual forma, en el municipio de Oiba se capturó a un hombre de 56 años, quien para el año 2017 aprovechando su condición de abuelastro, habría abusado en repetidas ocasiones de su víctima, una niña de tan solo 9 años, hechos que la progenitora denunció ante la comisaría de familia y luego de labores investigativas se obtuvieron elementos probatorios para que el Juzgado Tercero Promiscuo Municipal de Oiba emitiera orden de captura en contra de este sujeto por el delito de acto sexual con menor de 14 años.

Por último, se realizó la captura de un joven de 19 años, quien, presuntamente, se aprovechó de la confianza brindada por una amiga de su hermana, para tomarla por la fuerza e ingresarla a una habitación de su residencia, donde la habría abusado. En consecuencia, la adolescente de 14 años habría puesto en conocimiento de su progenitora esta situación, quien denunció ante la fiscalía y se logró que el Juzgado Promiscuo Municipal del Páramo expidiera, la orden de captura por el delito de acto sexual violento con menor de 14 años.

Por Fabián Morales Gómez