Cables de electricidad amenazan la integridad de los niños en Piedecuesta