La idea se plantea como respuesta a la ola de robos y atracos que se vienen presentando en la ciudad durante las últimas semanas.

Esta propuesta viene desde diferentes sectores sociales, comunales, económicos y concejales de la capital de Santander.

“En Bucaramanga hay muchos falsos domiciliarios, que en lugar de entregar pedidos están es atracando por doquier”, trinó el concejal Jaime Andrés Beltrán.

Por su parte, desde la Alcaldía de Bucaramanga se señala que se ha logrado reducir los robos en un 25%, dando fuertes golpes a estructuras criminales que operan en la ciudad.

Por Fabián Morales Gómez