La administración municipal de Bucaramanga aprobó el plan de alternancia de clases para los 78 mil estudiantes de la ciudad.

El regreso a clases estará sujeto al monitoreo constante de del comité epidemiológico de Bucaramanga y las normativas nacionales.

“Para atender este proceso de Alternancia se tienen en cuenta aspectos de bioseguridad, infraestructura, conectividad, señalética y modelo pedagógico, entre otros, que deberán presentar cada una de las instituciones educativas tanto públicas como privadas”, anunció la Secretaria de Educación, Ana Leonor Rueda.

Para ello, se contó con un aporte de 330 millones por parte del Ministerio de Educación. Estos se invirtieron lavamanos portátiles, termómetros infrarrojos y tapetes de limpieza de zapatos.

Además, se prevé una inversión de 2.100 millones por parte del Ministerio de Educación para comprar implementos de protección de la comunidad educativa.

Por Fabián Morales