Blanca hace parte de la primera línea de atención contra el Covid-19, y ha tenido que empacar vacunas en su maleta, para llevarlas hasta las veredas más apartadas de Aranzazu, Caldas.

Más de 16 millones de colombianos han completado su esquema de vacunación, gracias también a las labores de los trabajadores de la salud, quienes han estado en cada municipio aplicando las dosis contra el Covid-19.

Blanca Zuluaga es una destacada enfermera, quien ha hecho hasta lo imposible por acercar los biológicos hacia los hogares de los campesinos en Aranzazu, Caldas.

El departamento ha llegado a una cobertura de vacunación del 18,3%. Aún así, el cuerpo médico sigue motivando a la ciudadanía para que recibe la dosis contra el mortal virus; algunos ciudadanos de la zona rural acuden a los hospitales cercanos, mientras que otros esperan la llegada de Blanca para su vacunación.

“La gente en el pueblo ha sido muy agradecida por tener su vacunación y en el fondo quedo muy contenta por la labor cumplida”, aseguró Zuluaga a un medio internacional.

Ella es la única vacunadora del municipio que ha sido capaz de trasladarse en caballo y burro hasta las veredas del municipio.

A sus 52 años, esta mujer, auxiliar de enfermería en el Hospital San Vicente de Paúl, asegura que continuará atendiendo a los contagiados con COVID-19 y salvando vidas, desde Aranzazu.

Por Silvia León Sisa.