Tras reunión entre el secretario del interior de Bucaramanga, Pedro Cavanzo, delegados de la Alcaldía y representantes de Unibares, se acordó que el toque de queda de los fines de semana se prolongará hasta la 1:00 a.m.

La flexibilidad de la medida se debe a que la ocupación de camas UCI en la zona se ha reducido, llegando al 43% de disponibilidad, y a la disminución de contagios por Covid-19.

Además de la capital santandereana, se espera que otros municipios del área metropolitana se unan a esta medida después de que se haga el Puesto de Mando Unificado el 5 de marzo.

Actualmente el toque de queda en los municipios del área metropolitana de Bucaramanga va de viernes a domingo entre las 11:00 p.m. y las 5:00 a.m.

Por Fabián Morales Gómez