El consumo de sustancias alucinógenas e implementación para realizar necesidades fisiológicas, obligó al derribo de las estructuras.

Cansados de la inseguridad y los malos olores, habitantes de sector turístico en Pamplona, decidieron derribar algunos puntos que se prestaban para consumir sustancias alucinógenas; esta operación se realizó con la ayuda de la Policial de Turismo.

“Se derribaron los jardines, primero por la humedad y segundo, los hombres hacían sus necesidades; el olor era tremendo e incomodaba a la comunidad y transeúntes”, expresó una habitante de la zona.

Frente a este panorama, “la Policía de Turismo viene haciendo unas actividades de ‘Plan Choque’, en toda la jurisdicción de la Zona Histórica de Pamplona, con el fin de erradicar focos de inseguridad que se vienen presentando en ciertos lugares”, indicó el intendente Germán Carvajalino.