Atención médica colapsa en Cúcuta por no tener política migratoria

    salud servicio de urgencias Cúcuta política migratoria

    El sector de la salud es el escenario mas afectado por los colapsos en atención en servicios de urgencias para migrantes #InformeEspecial

    Luego del cierre de la frontera, Colombia ha recepcionado a miles de venezolanos, pero no sólo eso, las atenciones a esta población también han colapsado tras no tener una política migratoria .

    La crisis de Venezuela ha generado duros impactos en países como Colombia, un país que no ha estado preparado para atender a miles de venezolanos que buscan la atención en todos los  escenarios.

    El gerente del Hospital Erasmo Meóz de Cúcuta, informó que se ha tenido que aumentar el número de contratos para enfermeras debido a que el servicio de urgencias es caótico y asegura él, es un hospital de guerra.

    Sin duda alguna el centro hospitalario que ha sido mayormente afectado en los últimos cuatro años es el Erasmo Meóz, el único hospital de segundo y de tercer nivel de la ciudad quién recepciona a miles de venezolanos al mes por el servicio de urgencias.

    “Nuestra capacidad instalada ya está desbordada, ya desde hace rato, el servicio de urgencia de adultos tiene 75 camillas, hay veces tenemos 150-200 pacientes”, indicó el funcionario del hospital.

    Desde el cierre de fronteras en el 2015, se han atendido más de 33 mil migrantes y en los últimos dos años el crecimiento considerable de embarazadas provenientes de Venezuela, ha desbordado la capacidad del hospital.

    Una cifra importante destacó el gerente del HEM, y es que de cada 10 mujeres que atienden para dar a luz, siete son venezolanas. “Allí se muestra la gravedad de la situación del hermano país y lo grave de estas señoras es que vienen sin control prenatal” comentó Agustín Ramírez, gerente de la entidad.

    De diferentes estados de Venezuela llegan diariamente estas mujeres en busca de una mejor  atención para el nacimiento de sus hijos las historias son sorprendentes.

    Este panorama ha generado una grave situación en materia económica, las deudas del hospital suman cada vez más y los recursos no llegan en los tiempos esperados.

    Son más en los embarazos de venezolanas que de colombianas, los que diariamente se reportan en los centros de salud de Norte de Santander ya que en Venezuela no existen ni medicamentos, ni especialistas, ni salas de parto adecuadas.

    En las salas y los pasillos del Erasmo Meóz, las historias se cuentan solas, no solo de aquellas mujeres que esperan dar a luz, sino de quienes ya hoy son padres y permanecen en Colombia, buscando salir adelante con sus hijos.