Un subintendente fue trasladado a un centro médico para ser valorado, tras el aturdimiento que sufrió por la explosión.

El artefacto explosivo detonado la tarde del lunes en la vía a El Zulia, cerca al punto de control de la Policía de Tránsito en la entrada el municipio, no dejó civiles ni uniformados heridos.

Sin embargo, lo ocurrido a la altura del sector conocido como Quebrada Seca sí provocó aturdimiento al subintendente Javier Alejandro Sánchez, quien fue trasladado a un centro médico para ser valorado.

El brigadier general Óscar Antonio Moreno, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), se refirió a lo ocurrido, pero no señaló qué grupo puede estar de este ataque.

“Los uniformados de Tránsito estaban haciendo sus actividades de control, como lo han venido realizando todos estos días. Criminales, como siempre, dejan un artefacto explosivo cerca de un árbol y lo detonan de forma controlada”, expresó.

Para el general Moreno, el atentado podría ser en retaliación por las incautaciones de droga y armas y capturas por microtráfico en el área metropolitana.

El domingo, 6 de junio, también fue abandonado un artefacto explosivo en el barrio El Callejón, en la zona céntrica de Cúcuta, el cual fue detonado de manera controlado por expertos antiexplosivos de la Mecuc.