La detenida habría usado más de un millón de dólares para comprarse un auto y una casa, en Estado Unidos.

Los hechos se registraron en Nueva Orleans, Estados Unidos, cuando una mujer fue acusada de negarse a devolver los más 1,2 millones de dólares que habían sido depositados en su cuenta, de manera errónea.

La detenida de 33 años de edad, Kelyn Spadoni, le fue imputados cargos por robo valorado en más de 25 mil dólares, transmisión ilegal de fondos monetarios y fraude bancario.

Según la entidad bancaria de la mujer, ella solo debió transferir 82 dólares a su cuenta y no 1.205.619 dólares, como sucedió. Cuando el banco intentó recuperar el dinero, la solicitud fue rechazada, ya que el monto de dinero no estaba disponible.

Hasta el momento la corporación financiera ha recuperado un 70% del dinero, gracias a la investigación por parte de las autoridades.

Por Silvia León Sisa.