Aristobuló regresó a su casa lleno de premios