Nombrado como el iceberg A68 y más grande que Luxemburgo, es el témpano de hielo que se desprendió en menos de una semana.

A más de 250 kilómetros al noreste de Georgia del Sur, el iceberg A68 se rompió en fragmentos, generando un desprendimiento en el borde de la península Antártica, que se dirige a una zona conocida como el Callejón de los icebergs.

La trayectoria de este témpano de hielo pone en alerta al territorio británico de las islas Georgias del Sur, temiendo por la vida silvestre de pingüinos, focas y otras especies de la zona.

Según Adrian Luckman, glaciólogo y profesor de Geología de la Universidad de Swansea (Reino Unido), quien informó para un medio internacional que el A68 tardó en derretirse mucho más de lo pensado y lo monitoreado.

Por ahora, los científicos de esta institución esperan que no se registren más desprendimientos, para así poder seguir con las diversas investigaciones terrestres y satelitales que se realizan en esta parte del mundo, una de las más afectadas por el calentamiento global.

Por Silvia León Sisa.