El repunte de Covid-19 en el condado de Los Ángeles ha llevado a las autoridades a tomar medidas extremas.

Los casos se han duplicado entre el 30 de noviembre y el 2 de enero, pasando de 400 mil a 800 mil infectados. Esto según cifras de los funcionarios de salud del condado.

Situación que ha llevado a un colapso hospitalario, debido a la disponibilidad cero de camas de cuidados intensivos.

Motivo por el cual las ambulancias que prestan servicio en esta zona de Estados Unidos recibieron la orden de no transportar a las personas que tengan pocas posibilidades de sobrevivir.

“Los hospitales están declarando desastres internos y tienen que abrir gimnasios de iglesias para que funcionen como unidades hospitalarias”, puntualizó la supervisora Hilda Solís.

Y lo peor de este “desastre humanitario” es que se espera que la situación empeore a raíz de las reuniones navideñas.

Es probable que los aumentos en los casos continúen durante las próximas semanas como resultado de las fiestas y las celebraciones de fin de año y de los viajeros que regresan», dijo Bárbara Ferrer, Directora de Salud Pública del condado de los Ángeles.

Por ello se espera que enero presente las peores condiciones desde el inicio de la pandemia.

Por: Fabián Morales Gómez