En alerta se encuentran las autoridades venezolanas ante el incremento en la compra y venta de propiedades, fincas, hatos, viviendas y empresas en la zona de frontera y al interior de Venezuela.

De acuerdo con las investigaciones realizadas en ese país, se está presentando un auge de compra de propiedades por parte de colombianos y mexicanos en los estados Apure, Guárico, Anzoátegui y Bolívar, con dineros cuyo origen, en la gran mayoría de los casos, es desconocido.

Por su parte, los finqueros han expresado que se han visto presionados a la venta o abandono de sus fincas debido a la presión de grupos de mexicanos y colombianos, pertenecientes a la guerrilla y el narcotráfico.

La presencia de mexicanos en la zona petrolífera del Orinoco es la excusa para estos grupos, que dicen estar interesados en la explotación petrolera.

De igual forma la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se encuentra realizando en esta zona una campaña de destrucción de laboratorios y pistas de aterrizaje del narcotráfico, campamentos guerrilleros y erradicación de artefactos explosivos y minas antipersonales que años atrás grupos armados habían sembrado en la frontera venezolana.

Pese a esto, los habitantes de esta zona siguen sintiendo temor ante las amenazas de extranjeros ofreciendo comprar las fincas a un precio muchas veces por debajo de lo que cuesta realmente la propiedad, y por otra parte la advertencia de que si no venden igual se la van a quitar.

Por Diana Merchán