Desde 2015 se ha venido diseñando este nuevo material que tiene como objetivo ayudar al medio ambiente gracias al uso de los residuos de café.

El inventor de este proyecto es el alemán Julian Lechner, creador de Kaffeform, la taza amigable con el medio ambiente y resistente, gracias a su base hecha de residuos de café.

En un inicio, Lechner sólo creó una taza de café como diseño único para un espresso, pero con el tiempo y gracias a los pedidos de sus usuarios y seguidores en redes sociales, terminó creando una variedad de estos vasos ecológicos para bebidas como capuchinos, americanos y frappé.

Los vasos tienen un ligero aroma a café tostado y son resistentes a altas temperaturas. Ya ha sido vendidos en varias ciudades de Alemania, mediante pedidos virtuales desde sus redes sociales. Este producto es accesible a todo público, con un valor de 12 euros, aproximadamente 60 mil pesos colombianos.

El Kaffeeform busca cambiar los hábitos del consumidor, ofreciendo opciones e inspirando a las personas a entrar a la sustentabilidad en la cotidianidad de sus vidas.

Por Silvia León Sisa.