El labrador retriever ha sido entrenado como un perro de apoyo emocional, interactúa con los niños, y los acompaña durante la consulta.

Siempre se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre, pero nunca antes se había visto como asistente odontológico.

Recientemente, se conoció la historia de Aldo a través de TikTok, un hermoso labrador retriever, que acompaña a pequeños en un centro odontológico de Guayaquil, en Ecuador.

El canino, ha logrado quitarle el miedo a muchos pequeños que apenas entraban al centro odontológico infantil comenzaban a llorar. Ahora lo ven y se emocionan. Aldo, responde a más de 30 órdenes y juega con ellos; además, sabe contar y decir la edad con ladridos.

Lo que más causa impresión, es que en medio del procedimiento reposa sobre los menores, se queda quieto y se deja acariciar.

Finalmente, es importante mencionar que, no todo en la vida de Aldo es trabajo, labora tres días a la semana y solo tres horas por jornada; durante su descanso goza de continuos paseos desestresantes.