“Aguanta la barra”, le apuesta a la tolerancia