El drama que está viviendo un abuelo lo llevó a posarse bajo tierra, con el propósito de llamar la atención de ciudadanos solidarios para que le ayuden con su situación económica.

“¿Hasta dónde puede llegar la desesperación de una persona?” fue una de las inquietudes que más se hizo la comunidad del sector Tocaimita, en la localidad de Usme, Bogotá. Un grupo de personas decidió pasar la casa de un adulto mayor, pero al entrar se llevaron tremenda sorpresa.

Luis Miguel López, de 74 años de edad, decidió enterrarse vivo como muestra de su desesperación por su situación económica. En el patio de su casa se manifestó contra el Estado por el nivel de abandono en el que se encuentra.

Sus vecinos indican que debido a la pobreza en la que se encuentra el hombre se ha venido quedando solo. De sus hijos, solo se conoce que tampoco le han podido ayudar por falta de dinero.

El afectado no cuenta con servicios de luz, agua, ni gas. Manifiesta que desde que los ladrones le robaron todo su material de trabajo y lo apuñalaron, no encontró otra manera de subsistir.

Según Miguel López, la administración local de Bogotá no ha podido recibir ayudas o algún tipo de auxilio. Cada una de las situaciones por las que ha pasado el adulto mayor, fueron los detonantes para enterrarse vivo en el patio de su casa.

Al lugar de los hechos llegó el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá y la Secretaría de Salud para asistir al adulto mayor y sacarlo del terreno. López ya presentaba graves afectaciones en su salud por las horas que llevaba dentro de la tierra.

El abuelo fue trasladado en una ambulancia hacia un centro médico donde pasó la noche y la madrugada bajo supervisión médica. Espera el apoyo solidario de la gobernación distrital y la comunidad en general.

Por Silvia León Sisa.