Actos vandálicos empañaron el final de las marchas en Bucaramanga

Los vándalos empañaron la noche del 21 de noviembre, con saqueos y enfrentamientos con la fuerza pública culminó la gran marcha del paro nacional

Manifestación principalmente pacífica en la ciudad de Bucaramanga

Más de 20 mil personas se manifestaron en la ciudad de Bucaramanga el 21 de noviembre, en el marco del paro nacional.

Las marchas iniciaron de manera pacífica, los manifestantes se movilizaron por las calles de la ciudad realizando su exigencias al Gobierno del Presidente Iván Duque, sin embargo, al caer la noche y una vez finalizada la marcha, los actos de vandalismo no se hicieron esperar.

Durante la noche se presentaron enfrentamientos entre los encapuchados y las autoridades, del mismo modo, se registraron saqueos en diferentes locales comerciales de la ciudad.

Algunos ciudadanos y estudiantes tuvieron que intervenir para que no atacaron a los uniformados, alegando que esta se trataba de una protesta pacífica.

Histórico cacerolazo a nivel nacional

En la noche Bucaramanga se hizo escuchar en el paro nacional, todos los barrios de la ciudad bonita se unieron al cacerolazo.

Según expresaron algunos ciudadanos, este histórico cacerolazo fue en señal de protesta pacífica.

La ciudad bonita no fue la única en unirse a esta histórica manifestación de rechazo, las principales ciudades del país también realizaron el llamado cacerolazo.

Graves disturbios en todo el país

La capital de Santander no fue la única ciudad en la que se registraron disturbios, una de las ciudades más afectadas por los vándalos fue Cali, donde 74 personas resultaron lesionadas y 51 policías fueron heridos con objetos contundentes.

Así mismo, en Bogotá un grupo de personas atacó el Palacio de Liévano.

Sin embargo, en todo el país los manifestantes procuraron mantener el sentido pacífico de la protesta.