Aunque este hecho sucedió en Piedecuesta, en la pandemia incrementó la violencia intrafamiliar en el área metropolitana de Bucaramanga en un 25 %.

Harold Ayala, que fue detenido en flagrancia, el 12 de enero, por la Policía mientras amenazaba a su propia madre con un cuchillo, fue enviado a la cárcel por un juez.

Los hechos acaecidos en el barrio San Francisco de Piedecuesta que generaron la imputación de cargos de la Fiscalía a Ayala, fueron considerados suficientes por un juez del mismo municipio para enviarlo a la cárcel.

El hombre ya tenía varias denuncias por maltratar a su madre.

Por Fabián Morales