A causa de la crisis económica generada por la pandemia entre 10 y 20 millones de niños no podrían regresar a clases

A causa de la crisis económica generada por la pandemia entre 10 y 20 millones de niños no podrían regresar a clases

Según el último reporte de Save the Children, ‘Build Forward Better’, el cambio climático, la falta de vacunas contra el Covid-19, los desplazamientos, y otros factores, ponen en riesgo el acceso de los niños a la educación.

A pesar de los grandes avances en la educación, el acceso a esta se vuelve más complicada a causa de factores sociales y económicos, que se generan diariamente en el mundo, y más ahora que se está pasando por una crisis pandémica que afecta a todos los países.

Antes de comenzar el brote del Covid-19, 258 millones de niños se encontraban fuera de las escuelas, y ahora con esta gran afectación que produjo una crisis económica, entre 10 y 16 millones de niños se sumarán a esta problemática.

En el informe también se tuvieron en cuenta otros factores como el cambio climático, la falta de vacunas contra el COVID-19, los desplazamientos, los ataques violentos contra las escuelas y la falta de conectividad digital, ya que actualmente son las principales razones que aumentan las cifras mencionadas anteriormente.

Según el informe, la República Democrática del Congo, Nigeria, Somalia, Afganistán, Sudán del Sur, Sudán, Malí y Libia son los países con mayor riesgo en sus sistemas educativos, por el aumento constante de la cifra de niños que se retiran de los estudio.

Otra de las preocupaciones a causa de la falta de educación en la niñez, y sobre todo en las niñas es el aumento de matrimonios infantiles, ya que es tres veces más probable que las mujeres sin educación se casen antes de los 18 años con hombres mayores. Respecto a esto la ONG advierte que “si se alejan ahora de la educación, muchas nunca volverán a la escuela, lo que supone el fin de su educación y la pérdida de su potencial”.

El mensaje de la organización para los líderes políticos del mundo es que le presenten mayor atención a esta crisis, adaptando los sistemas educativos para garantizar que los niños más vulnerables no vean peligrar su derecho a la educación; además, de apostarle a la conectividad, que es una aspecto muy importante en esta pandemia.

Por Michelle Suárez.