El ministro del deporte, Ernesto Lucena, busca que el torneo pueda disputarse con un aforo de 30% de público en los estadios.

De no lograr esta meta, el gobierno nacional contempla no hacer parte de la organización del campeonato de selecciones más antiguo del mundo.

Situación que preocupa a las confederaciones debido a la velocidad que se está vacunando a las poblaciones de los países anfitriones: Colombia y Argentina.

Mientras que desde Reino Unido se plantean no prestar a los jugadores sudamericanos que juegan en las ligas que se disputan en su territorio.

Lucena enfatizó en el deseo del gobierno nacional de que el torneo se dispute en el país y que se está trabajando en el aspecto legal para que así sea.

Por Fabián Morales Gómez