Con una inversión de dos mil millones de pesos se buscan fortalecer 350 unidades productivas lideradas por mujeres y madres cabeza de hogar en condición de vulnerabilidad.

De acuerdo con cifras presentadas por el DANE, en Colombia, la brecha de desigualdad económica de las mujeres, con relación a los hombres, es amplia debido a las barreras de acceso al trabajo, a la educación, dobles cargas en crianza y hogar, machismo y efectos de la pandemia de COVID-19.
Para el primer trimestre del año 2022 se experimentó la recuperación del mercado laboral, con una tasa de desempleo nacional de 12.1%.

Hasta el momento van 78 mujeres capacitadas en conocimientos y habilidades emprendedoras, certificadas por el SENA en estrategias de inmersión en procesos productivos en las líneas de marroquinería y calzado.

Por su parte, Johana Reyes Marciales, secretaria de Equidad de Género de Cúcuta, indicó que “facilitar la participación y la comunicación nos permitirá actuar como catalizadores del proceso, reconociendo sus sistemas culturales, sus saberes, permitiendo que sean ellas las que realicen sus propios análisis y seguimientos, dialogando con nuestro equipo para la identificación de múltiples posibilidades de su travesía como emprendedoras y productoras”

Las beneficiarias, son 380 mujeres y madres emprendedoras de Cúcuta, quienes recibirán visitas en los sitios donde funciona su negocio, con el fin de realizar las asesorías en las que uno o más profesionales, actuando como facilitadores del análisis junto con las propietarias, sobre el funcionamiento de su negocio, registrarán toda la información clave para identificar necesidades y fortalezas que las lleven a aplicar mejoras en su unidad productiva y puedan formalizarse.

Por Diana Merchán