Más de 300 familias de la zona rural se han censado en el Registro Único a Damnificados, luego de las fuertes lluvias que se han venido presentando en Cúcuta.

Es por eso que a través de la Secretaría para la Gestión del Riesgo de Desastres, se  invertirán $2.000 millones para mitigar los riesgos y afectaciones que han sufrido las familias durante la primera temporada de lluvias en la zona rural de Cúcuta.

Los sectores que se beneficiarán son Puerto Villamizar, Buena Esperanza, Aguaclara, San Faustino, Puerto León, El Encanto, entre otros; durante la reunión participaron la Secretaría de Desarrollo Social, en compañía de la Gobernación de Norte de Santander, Asozulia, representantes de Asojuntas de Buena Esperanza y Corponor.

Por su  parte Huber Plaza Villamizar, secretario de Gestión del Riesgo de Desastres, manifestó que se han venido haciendo reuniones con las comunidades afectadas para dar respuesta y atención oportuna “culminamos otra reunión con diferentes actores de Buena Esperanza, Asozulia, Banco de Arena, Aguaclara y Puerto León, en la que nos enfocamos en el trabajo arduo que viene desarrollando la administración municipal para dar respuesta a la primera temporada de lluvias que ha sufrido el municipio. Se va a elaborar un Plan de Acción Específico; además, invertiremos $2.000 millones para atender nuestra zona rural”.

Los líderes sociales están a la espera de ejecutar los recursos para el mejoramiento de sus comunidades, “destacamos el aporte que hace la Alcaldía, a través de la Secretaría para la Gestión del Riesgo de Desastres, en cabeza del ingeniero Huber Plaza, para poder mitigar la situación del río que nos ha venido afectando durante esta primera temporada de lluvias; además, poder revisar todos los puntos críticos nos permite avanzar y que estas situaciones no se nos repitan”, añadió Libardo Cuberos, líder de Buena Esperanza.

Por Diana Merchán