150 niños hijos de padres venezolanos han sido registrados en Norte de Santander